Estrategias frente a una gran epidemia global: la diabetes

Eroski Consumer

usuario

Fundación Eroski

Mié, 09/04/2013 - 09:11

1 comentario

valoración 0 / 5

La diabetes es una de las patologías con una presencia más importante a nivel mundial. Conocer su prevalencia es el primer paso para abordar el problema de forma eficaz, planificando y desarrollando estrategias de prevención y tratamiento. La resistencia a la insulina, su etiología heterogénea y su relación con la obesidad, procesos inflamatorios y el síndrome metabólico constituyen los principales campos de investigación en la actualidad.

Las cifras presentadas por la Federación Internacional de Diabetes (IDF, International Diabetes Federation) en su último informe actualizado en 2012 son impactantes. Más de 371 millones de personas en el mundo tienen diabetes y el número de personas afectadas está aumentando en cada país. Uno de los aspectos más preocupantes es el hecho de que la mitad de las personas no son conscientes de su condición y que 4 de cada 5 personas con diabetes viven en países con ingresos bajos y medios. Los datos se recogen en un atlas que incluye tablas resumen de la situación en la mayor parte de los países del mundo (1).

Alimentación y diabetes

En Europa se estima que la prevalencia de diabetes asciende a 55 millones de personas en la actualidad y la previsión de la IDF es que esta cifra puede ascender a 64 millones en 2030 (2). España ocupa el séptimo puesto en los países europeos con mayor número de casos, tal y como se recoge en la tabla 1. En una Resolución del Parlamento Europeo sobre la lucha contra la epidemia de diabetes en la Unión Europea, publicada en marzo de 2012, se pide a la Comisión Europea que desarrolle y aplique una estrategia global para todos los países europeos frente a la diabetes, que incluya la prevención, el diagnóstico, el manejo, la educación y la investigación de la enfermedad (2).

Tabla 1. Países europeos con mayor número de casos de diabetes

País Prevalencia (millones de casos)
1. Rusia 12,7
2. Alemania 5,2
3. Italia 3,9
4. Turquía 3,6
5. Francia 3,5
6. Reino Unido 3,3
7. España 3,2
8. Polonia 3,1
9. Rumanía 1,5
10. Ucrania 1,2

Fuente: IDF, 2012 (1).

La diabetes tipo 1 o juvenil es una enfermedad idiopática caracterizada por un proceso autoinmune. Los propios anticuerpos del paciente atacan las células beta del páncreas encargadas de sintetizar insulina. Por ello, este tipo de diabetes también se conoce como insulinodependiente, ya que los pacientes necesitan inyectarse insulina exógena para asegurar un correcto control de la glucemia y una regulación metabólica adecuada (4).

Europa es una de las regiones mundiales con mayor número de casos de diabetes tipo 1 en la población infantil, con alrededor de 115.700 niños afectados en 2011. En los últimos años el número de niños menores de 14 años diagnosticados a nivel mundial se ha incrementado en un 3% y la incidencia en Europa en 2011 ascendió a 17.800 nuevos casos. Reino Unido, Alemania y Rusia son los países con mayor número de niños afectados (1).

¿Cuántos casos hay en España?

Las cifras de prevalencia de diabetes en España son variables dependiendo de la fuente consultada debido a que en la actualidad no existe un censo representativo de este colectivo. Sería necesario disponer de un observatorio permanente que proporcionara datos homogéneos y representativos de la población afectada para poder avanzar en los conocimientos de la enfermedad y estimar los costes asociados a su morbilidad y mortalidad, necesarios para planificar políticas de prevención y tratamiento (5).

Según los datos recogidos en la Encuesta Europea de Salud (EES) realizada en España en el año 2009, el 6,4% de la población declara haber sido diagnosticada de diabetes por profesionales de la salud, sin diferencias significativas entre sexos (6).

Según las diferentes Encuestas Nacionales de Salud en España (ENS), la tendencia en la prevalencia declarada de diabetes ha sido ascendente desde 1993, coincidiendo con el progresivo envejecimiento de la población y los cambios en el estilo de vida -alimentación hipercalórica y poca actividad física-, que aumentan el riesgo de padecer obesidad (7).

En la última ENS publicada en 2012, el 7,1% de los hombres y el 6,8% de las mujeres declaran padecer diabetes (8). Estas cifras contrastan con la prevalencia obtenida en estudios epidemiológicos.

En el estudio Di@bet.es, alrededor de un 30% de la población mayor de 18 años presenta alguna alteración en el metabolismo de los hidratos de carbono y la prevalencia de diabetes global ajustada por edad y sexo es del 13,8%. De este porcentaje, aproximadamente la mitad, un 6%, desconocía padecer la enfermedad (9).

Algunos expertos opinan que la prevalencia global obtenida en el estudio Di@bet.es está sobreestimada y que el dato no es representativo de la realidad española (5). Los resultados obtenidos en otros estudios, como el PREDIMERC, realizado en la Comunidad de Madrid con una muestra de edades comprendidas entre 30 y 74 años, muestran una prevalencia inferior, con un 8,1% de la población con diabetes y un 5,9% con glucemia basal alterada (10).

Diabetes tipo 2, un problema en aumento

La diabetes tipo 2 o no insulino-dependiente constituye la patología que padece aproximadamente el 90% de los pacientes diabéticos, de los cuales solo un 10% presenta normopeso. El sobrepeso, especialmente si llega a obesidad, es el principal factor que predispone a la diabetes tipo 2: un individuo con un IMC superior a 30 kg/m2 tiene un riesgo de desarrollar la enfermedad cinco veces superior a los individuos con IMC inferior a 25 kg/m2 (4).

Existen factores genéticos que predisponen a la enfermedad, pero no están totalmente dilucidados en la actualidad. La mayoría de los pacientes presentan niveles normales de insulina circulante en respuesta a la ingesta de alimentos. La insulinoresistencia y la disfuncionalidad de la célula beta pancreática constituyen los principales factores implicados en la diabetes tipo 2 (11).

Insulinoresistencia, ¿qué la desencadena?

La resistencia a la insulina es una alteración de la respuesta tisular a la acción de la insulina en el músculo esquelético, cardiaco y tejido adiposo. La etiología es heterogénea y muchos de los factores implicados no están suficientemente caracterizados. Los factores clásicos incluyen la obesidad ya mencionada, junto a la inactividad física, la genética, la edad avanzada y ciertos medicamentos.

La obesidad está asociada a un proceso inflamatorio crónico en el que se produce una secreción aumentada de ciertas citoquinas con un papel clave en la insulinoresistancia (12). Por otra parte, la necrosis tumoral ∂ (TNF-∂) es uno de los factores mejor conocidos.

Recientes estudios también vinculan las concentraciones plasmáticas elevadas de progranulina (13) y el factor de crecimiento transformante beta (TGF-ß), especialmente el TGF-ß/Smad3 (14) con la interrelación entre obesidad, inflamación, insulinoresistencia y diabetes tipo 2.

La alteración de la composición de la microbiota intestinal, fenómeno conocido como disbiosis, está siendo ampliamente estudiado en su relación con la obesidad y la insulinoresistencia. En animales de experimentación se ha observado que un descenso en las especies Bacteroides y un incremento en los Firmicutes se asocia con alteraciones del tejido adiposo. Además, las concentraciones elevadas de productos bacterianos como los lipopolisacáridos (LPS) se han asociado con resistencia a la insulina. En la actualidad se debate si la disbiosis intestinal es causa o consecuencia de los cambios metabólicos implicados en la diabetes tipo 2 y en la insulinoresistencia (15).

Regulación nutricional de la secreción de insulina

La célula beta pancreática secreta insulina en función de la concentración extracelular de glucosa y de otros nutrientes circulantes. Entender los mecanismos moleculares mediante los cuales ciertos aminoácidos -como la arginina y el glutamato- y algunos ácidos grasos regulan la secreción de insulina es objeto de investigaciones recientes. La evidencia de los beneficios de la suplementación con estos compuestos en el tratamiento de la diabetes sólo se ha observado en modelos animales y celulares, por lo que es necesario realizar ensayos clínicos en humanos (416).

La dieta, elemento fundamental en la diabetes

Azúcares simples

La relación entre el azúcar de la dieta y la prevalencia de diabetes parece clara. Diversos estudios experimentales y observacionales han asociado la ingesta de azúcares simples con el desarrollo de diabetes tipo 2, de forma independiente a su efecto en la aparición de obesidad.

En un estudio reciente, en el que se ha realizado un análisis econométrico de diversos estudios transversales, se estima que el aumento de 150 calorías de azúcar (40 gramos) en la dieta diaria de un individuo está asociado a un incremento del 1,1 % de prevalencia de diabetes, tras el ajuste de distintas variables que pueden intervenir en el proceso. La duración y grado de exposición al consumo de azúcar se correlacionan de forma significativa con la prevalencia de diabetes de forma dosis-dependiente (17).

Dieta Mediterránea

Los beneficios de seguir una dieta mediterránea en la diabetes se recogen en los principales estudios epidemiológicos y de intervención nutricional realizados a nivel europeo. En una muestra de 11.994 casos incidentes de diabetes tipo 2, procedente de 8 cohortes incluidas en el estudio EPIC (European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition), se ha medido la adherencia a la dieta mediterránea a través del consumo de 9 componentes característicos de la dieta. En estos individuos se observa una reducción del riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, aunque este hecho se atenúa en los pacientes obesos y cuando se excluye de la dieta el consumo de alcohol, carne y aceite de oliva (18).

En el estudio de intervención PREDIMED (Prevención con Dieta MEDiterránea) también se ha evidenciado la efectividad de la dieta mediterránea sin restricción calórica en la prevención de diabetes en individuos de alto riesgo cardiovascular. Tanto en el grupo suplementado con aceite de oliva virgen como en el grupo suplementado con nueces, la mayor adherencia a la dieta mediterránea se asocia de forma inversamente proporcional con la menor incidencia de diabetes respecto al grupo control. La reducción del riesgo fue independiente de los cambios en la composición corporal y en el grado de actividad física (19).

Referencias

  1. International Diabetes Federation. IDF’s Diabetes Atlas. 5th edition. Brussels: IDF Europe; 2012. Disponible en: http://www.idf.org/diabetesatlas/
  2. Felton AM, Hall M, editors. Diabetes: The Policy Puzzle. 3rd edition. FEND, IDF, EURADIA and PCDE; 2012. Disponible en: http://www.idf.org/sites/default/files/ThePolicyPuzzleBook.pdf
  3. European Parliament. European Parliament Resolution on addressing the EU diabetes epidemic. RC895664EN. 2012
  4. Mataix Verdú J. Diabetes Mellitus. En: Nutrición y Alimentación Humana, Tomo II. 2ª ed. Madrid: Ergón; 2009. p. 1557-1581.
  5. Coduras Martinez A, del Llano Senaris J, Martin Caicoya Gomez-Moran M. La diabetes tipo 2 en España: Estudio Crítico de Situación. Madrid: Ediciones Fundación Gaspar Casal; 2012.
  6. Instituto de Información Sanitaria. Encuesta Europea de Salud en España 2009. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad; 2011
  7. Estrategia en diabetes del Sistema Nacional de Salud. Madrid: Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad; 2012.
  8. Instituto Nacional de Estadística. Encuesta Nacional de Salud de España 2011/12. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad; 2013.
  9. Soriguer F et al. Prevalence of diabetes mellitus and impaired glucose regulation in Spain: the Di@bet.es Study. Diabetologia. 2012;55:88-93
  10. Gil Montalbán E et al. Prevalence of diabetes mellitus and cardiovascular risk factors in the adult population of the autonomous region of Madrid (Spain): the PREDIMERC study. Gac Sanit. 2010 May-Jun;24(3):233-40.
  11. Samuel VT, Schuman GI. Mecanisms for insulin resistance: common threads and missing links. Cell. 2012;148:852-871.
  12. Lumeng CN, Saltiel AR. Inflammatory links between obesity and metabolic disease. J Clin Invest. 2011;121:2111-2117.
  13. Qu H, Deng H, Hu Z. Plasma progranulin concentrations are increased in patients with type 2 diabetes and obesity and correlated with insulin resistance. Mediators Inflamm. 2013;2013:360190.
  14. Tan CK et al. Getting ‘Smad’ about obesity and diabetes. Nutr Diabetes. 2012 March; 2(3): e29.
  15. Johnson AM, Olefsky JM. The Origins and Drivers of Insulin Resistance. Cell. 2013 Feb 14;152(4):673-84.
  16. Newsholme P, Krause M. Nutritional Regulation of Insulin Secretion: Implications for Diabetes. Clin Biochem Rev. 2012 May; 33(2): 35–47.
  17. Basu S et al. The relationship of sugar to population-level diabetes prevalence: an econometric analysis of repeated cross-sectional data. PLoS One. 2013;8(2):e57873
  18. InterAct Consortium et al. Mediterranean diet and type 2 diabetes risk in the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC) study: the InterAct project. Diabetes Care. 2011 Sep;34(9):1913-8.
  19. Salas-Salvadó J et al. Reduction in the incidence of type 2 diabetes with the Mediterranean diet: results of the PREDIMED-Reus nutrition intervention randomized trial. Diabetes Care. 2011 Jan;34(1):14-9.
Valoración: 

Sin votos

Habla de...

Diabetes

Comentarios

Imagen de Anónimo
Tenemos que sufrir pero todos esperamos que llegue la cura cura diabetes pronto. Gracias!

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
Reglas de participación