La comida fea

Montse Arboix

usuario

(@m_arboix) Enfermera experta en Promoción de Salud

Lun, 03/21/2016 - 17:06

0 comentarios

valoración 0 / 5

A menudo, la rigidez de los cánones de belleza va más allá de lo imaginado. Cuántas frutas y verduras son despreciadas por no poseer un aspecto reluciente y terso y un color que a muchos se les puede antojar como atractivo y deseable. La industria -¿o, en realidad, la voluntad de los consumidores?- ha llenado, progresivamente, los estantes de verduras y frutas que parecen diseñados bajo el mismo patrón de tamaño y color y que, en definitiva, tanta perfección da una sensación de artificialidad al conjunto.

Esto ha provocado que se tiren y desperdicien grandes cantidades de alimentos solo por su aspecto externo –y que nada tiene que ver con sus características nutricionales ni su seguridad-, como por su tamaño pequeño o por su forma irregular, lo que supone un gran impacto económico y ambiental. Este hecho ha generado el desarrollo de agrupaciones de ciudadanos que se unen al movimiento “comida fea” para aprovechar estos alimentos a la par que ahorrarse un dinero y hacer la cesta de la compra más sostenible.

Como se explica en esta entrada de Álex Fernández, la Organización de las Naciones Unidas afirma que cada año, alrededor de 1.300 millones de toneladas de alimentos se desperdician en todo el mundo. Es en este escenario donde surgen consumidores preocupados por la vertiente más sostenible de los alimentos, que dan importancia al aspecto ambiental y social, y donde se crea el movimiento "comida fea".

No obstante, consumir alimentos feos, además de evitar el derroche alimentario, también supone un ahorro económico -ya que suelen ser más baratos-, mejora la rentabilidad de productores y vendedores, favorece el comercio de productos de kilómetro cero y refuerza el comercio local y a los productos autóctonos. Y cuida el medio ambiente.

Fea pero nutritiva

Aunque al ir a comprar los ojos se fijan directamente en los alimentos de mejor aspecto, lo cierto es que los menos ‘agraciados’ disfrutan de características organolépticas a menudo superiores: más sabrosos y nutritivos. Asimismo, el valor nutritivo final de los alimentos viene dado por todo el proceso que estos supera, desde su recolección hasta su cocinado, si no se consumen crudos. Así pues, centrándonos en la cocina, técnicas de preparación, como el cortado o el remojado, o de cocinado, como la plancha, el asado o el hervido, son procedimientos que afectan al valor final del alimento, más que el aspecto que desprenden.  

Como describe la dietista-nutricionista Maite Zudaire en este artículo, que haya un mayor o menor intercambio de nutrientes entre el alimento y el medio en el que se cocina varía del alimento y la técnica culinaria escogida. Pone como ejemplo que el hecho de freír aporta un valor nutritivo superior cuando se hace con aceite de oliva y, por el contrario, cuando se hierven verduras, estas pierden minerales y vitaminas hidrosolubles, que quedan en el agua de cocción.

La seguridad de los alimentos

La importancia de un alimento estriba, además de en sus propiedades nutritivas, en su seguridad. Para la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la seguridad alimentaria se da cuando hay acceso a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y poder llevar así una vida activa y sana. Sin embargo, la cruda realidad, según fuentes de la misma FAO, es que hoy todavía hay alrededor de 800 millones de personas subalimentadas en el mundo.

Ante esta cifra, el desperdicio de 1.300 millones de toneladas de alimentos –que supone la tercera parte de los producidos- cobra mayor envergadura si cabe. Algunos expertos aseguran que es mucha más comida de la que podrían consumir todas las personas que pasan hambre en el mundo. Con estas cifras el hecho de tirar alimentos por cuestiones meramente estéticas toma un aire malicioso. 

Valoración: 

Sin votos

Habla de...

hábitos saludables

Te recomendamos

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
Reglas de participación