La dieta en los primeros años

Eroski Consumer

usuario

Fundación Eroski

Mar, 10/15/2013 - 16:32

0 comentarios

valoración 0 / 5

En los primeros años de la vida se suceden diferentes etapas de crecimiento y maduración. Es necesario adaptar la alimentación a las necesidades de cada una de estas etapas para el correcto desarrollo de los niños, a la vez que se educa en los hábitos correctos de alimentación que perdurarán durante el resto de la vida.

Los niños deben seguir una dieta equilibrada y variada adaptada al ritmo de crecimiento y desarrollo propios de la edad, que a su vez permita el manteniendo de un peso ideal y una salud óptima (1).

dieta-primeros

 

Pautas de introducción de los alimentos durante el primer año

Hasta los dos años se produce un rápido crecimiento en el niño, lo que se acompaña del desarrollo y madurez de las estructuras y órganos corporales. En estos primeros años de vida se deben ir introduciendo alimentos variados de una forma paulatina. Los primeros alimentos que se han de incluir como complemento al aporte de energía y nutrientes de la leche son los cereales sin gluten (maíz y arroz), que pueden empezar a formar parte de la dieta del pequeño a partir de los 5 o 6 meses de edad. A continuación, entre los 6 y los 8 meses, se van incorporando el resto de cereales. En este periodo es también aconsejable introducir las frutas y verduras en forma de papilla. Las verduras más ricas en nitratos, como las espinacas, la zanahorias o la remolacha, se deben incluir con menor frecuencia que otras, como la patata, el puerro o las judías verdes (2,3).Los primeros alimentos proteicos que se introducen en la alimentación de los niños son las carnes. Alrededor de los 6 meses se empieza a incorporar el pollo, que es menos alergénico, para continuar con la ternera y el cordero. Los pescados y los huevos son alimentos potencialmente más alergénicos, por lo que se introducen más tarde: los primeros entre los 8 y 10 meses y los segundos entre los 10 y los 12 meses.Las legumbres se pueden añadir a la dieta de los niños a partir de los 9 y los 12 meses. En cuanto a los derivados lácteos, los yogures pueden introducirse a partir de los 9 meses y el queso fresco a partir del año de edad y se aconseja que los bebés no consuman el resto de quesos por su contenido graso. También a partir de los 12 meses pueden comenzar a tomar leche de vaca entera. Al consumir alimentos complementarios a la leche se debe empezar a ofrecer a los niños agua de forma frecuente para asegurar una buena deglución e hidratación (2,3). Con la incorporación de los nuevos alimentos se introducen también cambios en la consistencia y en la forma de comer de los niños. En esta primera etapa de la vida es importante que se adquieran unos buenos hábitos de alimentación, ya que estos van a determinar los hábitos en el futuro.

Alimentación de los escolares

Entre los niños en la etapa escolar podemos diferenciar varios grupos atendiendo a sus necesidades nutricionales, así como a los cambios que se van produciendo en los hábitos de alimentación.

  • En el grupo de 3 a 6 años continúa dándose un crecimiento y desarrollo importante, por lo que debe cuidarse el aporte de energía y proteínas. En este periodo los niños deben aprender a comer y a disfrutar de los diferentes grupos de alimentos (4).
  • De 7 a 12 años hay una gran variabilidad en el crecimiento y desarrollo de los niños y niñas, por lo que la alimentación y el aporte energético se deben adecuar a las características individuales. En esta etapa se afianza el gusto por alimentos concretos y hay que supervisar estas preferencias de los niños a la hora de elegir alimentos (4).
  • Alrededor de los 12-13 años se produce un crecimiento y maduración muy rápido, lo que implica una mayor necesidad de energía, proteínas de buena calidad y nutrientes como el calcio. En esta etapa se deben vigilar comportamientos anormales en torno a la alimentación que puedan derivar en exceso de peso, déficit de nutrientes o trastornos de la conducta alimentaria (4).

Tabla 1. Recomendaciones de frecuencia de consumo de alimentos para escolares.

CONSUMO OCASIONAL
Grasas (margarina, mantequilla)
Dulces, bollería, caramelos, pasteles
Bebidas refrescantes, helados
Carnes grasas, embutidos
CONSUMO DIARIO
Alimentos Raciones
Pescados y mariscos 3-4 raciones/semana
Carnes magras 3-4 raciones/semana
Huevos 3-4 raciones/semana
Legumbres 2-4 raciones/semana
Frutos secos 3-7 raciones/semana
Leche, yogur, queso 2-4 raciones/día
Aceite de oliva 3-6 raciones/día
Verduras y hortalizas > 2 raciones/día
Frutas > 3 raciones/día
Pan, cereales integrales, arroz, pasta, patatas 4-6 raciones/día
Agua 4-8 raciones/día

 

*El orden de los alimentos en la tabla representa el orden que ocupan en la pirámide de los alimentos del vértice a la base. Fuente: AESAN, 2005 (5).

En cuanto a las bebidas, el agua y la leche deben ser básicas en la infancia. La composición ideal del agua que consumen los niños es (1):

  • Sodio: menos de 50 mg/L
  • Calcio: de 25 a 100 mg/L
  • Flúor: menos de 1 mg/L
  • Nitratos: menos de 50 mg/L (idealmente menos de 25 mg/L).

Desnutrición y rendimiento escolar

La función cognitiva del niño está relacionada con factores psicosociales, pero también con su estado nutricional. Un estado de desnutrición mantenido puede provocar alteraciones en las estructuras cerebrales a largo plazo, algunas de las cuales pueden perdurar en el tiempo. Por otro lado, en los países en desarrollo se ha constatado que la malnutrición afecta de forma importante al rendimiento escolar, a la capacidad de concentración y a la participación de los niños en clase. En este sentido, las estrategias dirigidas a mejorar el estado nutricional producen beneficios en el desempeño y rendimiento intelectual del niño (1).La importancia de realizar 5 comidas al día se hace más evidente en los niños. Un desayuno inadecuado o insuficiente puede provocar una disminución en el rendimiento y la atención en las primeras clases de la mañana (4). Por otro lado, se ha demostrado que el desayuno ofrece beneficios nutricionales y educativos a largo plazo (1). Por su parte, las ingestas de media mañana y la merienda aportan energía y nutrientes complementarios a las comidas principales (comida y cena), favoreciendo el buen estado nutricional de los niños (4).

Tabla 2. Ingestas recomendadas de energía y nutrientes para los niños.

      Categoría (edad)
      Niños y niñas Hombres Mujeres
      0,0-0,5 0,6-1 2-3 4-5 6-9 10-12 10-12
Energía (1) Kcal 650 950 1.250 1.700 2.000 2.450 2.300
Proteínas (2) g 14 20 23 30 36 43 41
Ca (3) mg 200 260 700 1.000 1.000 1.300 1.300
Fe   mg 7 7 7 9 9 12 18
I   μg 35 45 55 70 90 125 115
Zn   mg 3 5 10 10 10 15 15
Mg   mg 60 85 125 200 250 350 300
K   mg 800 700 800 1.100 2.000 3.100 3.100
P   mg 300 250 400 500 700 1.200 1.200
Se   μg 10 15 20 20 30 40 45
Tiamina (4) mg 0,3 0,4 0,5 0,7 0,8 1 0,9
Riboflavina (4) mg 0,4 0,6 0,8 1 1,2 1,5 1,4
Equivalentes de niacina (4),(5) mg 4 6 8 11 13 16 15
Vitamina B6   mg 0,3 0,5 0,7 1,1 1,4 1,6 1,6
Ácido fólico (6) μg 40 60 100 200 200 300 300
Vitamina B12   μg 0,3 0,3 0,9 1,5 1,5 2 2
Vitamina C (7) mg 50 50 55 55 55 60 60
Vitamina A: Eq. de retinol   μg 450 450 300 300 400 1.000 800
Vitamina D (8) μg 10 10 15 15 15 15 15
Vitamina E (9) mg 6 6 6 7 8 10 10

 

(1) Las necesidades energéticas están calculadas para una actividad moderada. Para una actividad ligera reducir en un 10% las necesidades de energía y para actividad alta aumentarlas en un 20%. Las diferencias entre hombres y mujeres se compensan por su inclusión en la clasificación de los tipos de actividad.(2) No se señalan ingestas recomendadas de grasa, pero se aconseja que su aporte a la energía total no sobrepase el 30-35%. El ácido linoleico debe suministrar entre 2-6% de la energía. (3) Las ingestas recomendadas de proteína se calculan para la calidad media de la proteína de la dieta española: NPU=70, excepto para los lactantes que se refieren a proteínas de la leche. (4) Calculadas en función de la ingesta energética recomendada en estas tablas según los siguientes coeficientes: tiamina, 0,4 mg; riboflavina, 0,6 mg y equivalentes de niacina, 6,6 mg por 1000 kcal.(5) 1 equivalente de niacina = 1 mg de niacina o 60 mg de triptófano dietético.(6) En mujeres en edad fertil se recomienda el consumo de 400 microgramos de ácido fólico sintético de alimentos fortificados y/o suplementos, además del folate procedente de una dieta variada. 1 μg de folato de los alimentos = 0,6 μg de de ácido fólico (de alimentos fortificados y suplementos) consumidos en las comidas = 0,5 μg de ácido fólico sintético (suplementos) consumidos con el estómago vacío.(7) 1 equivalente de retinol = 1 μg de retinol = 6 μg de betacaroteno. 0,3 μg de vitamina A = 1 UI.(8) Expresada como colecalciferol. 1 μg de colecalciferol = 40 UI de vitamina D.(9) Expresada como alfa-tocoferol. 1 mg de alfa-tocoferol = 1,49 UI.

Fuente: Moreiras, 2013 (6).

Obesidad infantil y su relación con la morbilidad adulta

Tal y como refleja el “Documento de Consenso y conclusiones Obesidad y sedentarismo en el siglo XXI: ¿qué se puede y se debe hacer?” recién publicado, casi el 28% de la población española entre 2 y 17 años padece obesidad o sobrepeso (7,8).La obesidad infantil es un factor predictivo de la obesidad en la edad adulta: se calcula que el 40% de los niños con sobrepeso serán adultos con obesidad. Además, los niños con exceso de peso tienen asociadas comorbilidades, sobre todo relacionadas con la salud cardiovascular, que se prevé se mantengan en la edad adulta (1).La mejor estrategia es la prevención del exceso de peso desde la infancia, aunando esfuerzos en la promoción de una alimentación saludable, el aumento de la actividad física y la adopción de hábitos de vida saludables (1).

Prevención de la obesidad desde la infancia.

Lactantes• Educar a la madre durante la gestación y la lactancia sobre la alimentación del lactante.• Promocionar la lactancia materna.• Alimentar a demanda, sin protocolos rígidos.• Iniciar la alimentación complementaria después de los 4 meses.• No añadir al biberón miel o azúcar.• No sobrealimentar al bebé. Niños preescolares• Alimentación planificada y equilibrada. Enseñar buenos hábitos alimentarios.• Seguir un horario regular de comidas.• Evitar la oferta de alimentos como premio a los niños.• Utilizar el agua como bebida.• Evitar los “picoteos” entre horas.• Promocionar el ejercicio físico regular.• Restringir el tiempo frente a la televisión. Niños escolares y adolescentes• Alimentación planificada y equilibrada. Practicar buenos hábitos alimentarios.• Aumentar el consumo de frutas, vegetales y cereales integrales.• Limitar las comidas entre horas, sobre todo las de alta densidad calórica.• Evitar las bebidas diferentes al agua o limitar su consumo.• Promocionar el ejercicio físico regular.• Restringir el tiempo frente a la televisión.

Fuente: Adaptada de Martínez Álvarez, 2012 (1).

Educación nutricional de los niños

Desde el colegio y el comedor escolar se deben fomentar buenos hábitos de alimentación entre los niños, de forma que se complete y complemente la educación nutricional que los niños reciben en el entorno familiar.Por su parte, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha puesto recientemente a disposición de los más pequeños un apartado en su portal de internet www.alimentacion.es. Con este espacio pretende promocionar la educación nutricional de los niños potenciando el conocimiento y consumo de alimentos saludables a través de materiales didácticos, juegos y recetas. Además, dispone de la sección “Consejos de Marmy”, en la que la mascota del portal ofrece consejos sobre alimentación saludable (9).También un papel activo en la promoción de la alimentación saludable de los niños. Tal es el caso de EROSKI, que ha mejorado la calidad nutricional de los alimentos de marca propia, reduciendo la cantidad de grasas, grasas saturadas, azúcares y sal de los productos dirigidos a los más pequeños. Asimismo EROSKI colabora en la promoción de hábitos saludables con iniciativas como “EROSKI con los coles” o “Universo Pequesano” y ayudando a los padres a elegir aquellos alimentos más adecuados a las necesidades de sus hijos mediante el etiquetado nutricional de sus productos.

Referencias

  1. Martínez Álvarez JR (editor). Nutrición y alimentación en el ámbito escolar. Madrid: Ergón; 2012.
  2. Estrategia NAOS [sede web]. Madrid: Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN); [acceso 19 de septiembre de 2013]. Alimentación en la infancia y la adolescencia. Disponible en: http://www.naos.aesan.msssi.gob.es/csym/alimentacion/categorias/categoria00007.html
  3. Mataix Verdú J. Nutrición y Alimentación Humana. Manual teórico práctico 2a Ed. Mad id: Ergon; 2009.
  4. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN). La alimentación de tus niños y niñas. Nutrición saludable de la infancia a la adolescencia. Madrid: Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad; 2010.
  5. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN). La alimentación de tus niños y niñas. Nutrición saludable de la infancia a la adolescencia. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo; 2005.
  6. Moreiras O, Carbajal A, Cabrera L, Cuadrado C. Tablas de composición de alimentos. Guía de prácticas. 16a ed. Madrid: Ediciones Pirámide; 2013.
  7. Varela-Moreiras G (coordinador) y col. “Documento de Consenso y conclusiones Obesidad y sedentarismo en el siglo XXI: ¿qué se puede y se debe hacer?” Nutr Hosp 2013;28(Supl. 5):1-12.
  8. Instituto Nacional de Estadística. Encuesta Nacional de Salud de España 2011/12. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad; 2013.
  9. Alimentación.es [sede web]. Madrid: Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente; [09 de agosto de 2013; acceso 25 de septiembre de 2013]. Disponible en http://www.magrama.gob.es/es/prensa/13.08.09%20Secci%C3%B3n%20Infantil%20Alimentaci%C3%B3n.es_tcm7-291680_noticia.pdf
Valoración: 

Sin votos

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
Reglas de participación