Lactancia materna: evidencias beneficiosas

Montse Arboix

usuario

(@m_arboix) Enfermera experta en Promoción de Salud

Mié, 10/28/2015 - 19:05

0 comentarios

valoración 5 / 5

Menos leucemia y mayor coeficiente intelectual

Es de sobras conocido que la lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. Ahora, una reciente revisión añade otro beneficio a los ya demostrados efectos sobre la salud de la lactancia materna. La revisión sistemática con metaanálisis realizado por Díaz et al., que seleccionó solo estudios de casos y controles en la que la lactancia materna (mesurada su duración en meses) se consideró una medida de exposición y la leucemia infantil la de resultado, concluye que de un 14% a un 19% de los casos de leucemia infantil podrían prevenirse con lactancia materna de seis o más meses de duración. No obstante, aún son necesarios más estudios que expliquen los mecanismos biológicos de tal asociación.

Trasladando los datos a la situación de España, según los mismos autores, y teniendo en cuenta que la incidencia de leucemia infantil en el año 2014 fue de 45,2 casos por millón de niños menores de 15 años, con un total de poco más de siete millones de menores de 15 años (según el censo de 2014), del total de 319 casos de leucemia anuales, con lactancia materna se habrían prevenido 15 casos, que se incrementaría a 63 casos anuales si todos los niños recibieran lactancia materna.

En otra investigación publicada recientemente también en Evidencias en Pediatría, los autores señalan que la lactancia materna prolongada se asocia a un mayor cociente intelectual a los 30 años de vida, incluso tras controlar el efecto del nivel educativo y los ingresos de las familias, y que repercute en un mayor nivel educativo y de ingresos económicos en la edad adulta.

Así, la lactancia materna, que es fácil, accesible y económica, es una de las intervenciones en salud pública más importantes. Los autores de ambas publicaciones insisten en el papel de los profesionales de la salud en la defensa de la lactancia materna, sobre todo, hasta el medio año de vida y se justifica la inversión en promocionar la lactancia materna, mediante asesoramiento y apoyo adecuado.

Beneficios de la lactancia materna, a corto y largo plazo

La lactancia natural es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja alimentar al bebé con lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida. A partir de ahí la recomendación es que se mantenga junto con la alimentación complementaria hasta que el niño cumpla dos años, como mínimo, aunque puede alargarse lo que madre y lactante decidan.

Debido a sus más que demostradas propiedades, un bebé alimentado con leche materna tiene menos posibilidades de sufrir alergias, infecciones del oído, gases y estreñimiento, enfermedades dermatológicas, digestivas y respiratorias, entre otras. De hecho, los anticuerpos que contiene ayudan a proteger al lactante de enfermedades como la diarrea y la neumonía, las dos causas principales de mortalidad en la infancia en todo el mundo. La evidencia disponible también apunta una mayor incidencia de síndrome de muerte súbita del lactante y caries.

Sin embargo, los beneficios que aportan van más allá de la niñez: la lactancia materna protege durante toda la vida, y de adultos, los niños que fueron amamantados tienen menor riesgo de sufrir diabetes tipo 2, sobrepeso u obesidad.

Solo ante determinados problemas de salud de la madre -herpes activo en las mamas, tuberculosis activa sin tratamiento, tener el virus de la inmunodeficiencia humana o sida u otras enfermedades graves como insuficiencia renal, cardiopatías o cáncer-, está desaconsejada la lactancia materna.

¿Lactancia para todos?

Según la OMS, la lactancia materna combinada con la alimentación complementaria previene la malnutrición y podría llegar a evitar la muerte a unos 800.000 niños cada año, si se iniciara la lactancia en la primera hora tras el parto, y se alimentaran exclusivamente con leche materna durante el primer medio año de vida y hasta los dos años. No obstante, en todo el mundo, menos del 40% de los lactantes menores de seis meses reciben lactancia materna exclusiva. Por ello se hace necesario que las madres y las familias tengan suficiente apoyo para que inicien y mantengan a lo largo del tiempo prácticas idóneas en lactancia.

 

BIBLIOGRAFIA:

*Díaz Cirujano AI, Aparicio Rodrigo M. Lactancia materna, ¿un factor protector contra la leucemia infantil? Evid Pediatr. 2015; 11: 62.
*Andrés de Llano JM, Ochoa Sangrador C. La lactancia materna prolongada se asocia a mayor inteligencia, educación e ingresos a los 30 años. Evid Pediatr. 2015;11:47.

 

Valoración: 
5
Average: 5 (1 vote)

Habla de...

Lactancia materna

Añadir nuevo comentario

Reglas de participación