El futuro de la seguridad alimentaria

Lun, 11/30/2015 - 10:07

0 comentarios

valoración 0 / 5

Transparencia, cooperación y fortalecimiento de la participación pública en la evaluación de riesgos son ejes pilares en el futuro de la seguridad alimentaria

En los últimos años ha crecido de forma exponencial el comercio internacional de alimentos. Los desafíos que plantea esta nueva situación obligan a desarrollar nuevas y más eficaces herramientas que permitan responder, de manera rápida y eficaz, a cualquier crisis relacionada con la seguridad alimentaria. En ello trabaja, desde el año 2002, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que acaba de celebrar una conferencia que ha reunido a 1.100 expertos de 70 países de todo el mundo. Uno de los objetivos del encuentro ha sido crear un reservorio de ideas y propuestas que ayuden a la comunidad científica a afrontar los retos en seguridad alimentaria de los próximos años.

Ganar confianza

Uno de los principales objetivos de la EFSA ha sido, desde su creación, ganar la confianza del consumidor. Una tarea complicada puesto que cada vez deben hacerse frente a nuevos problemas ya que, según avanza el tiempo, la cadena de suministros de alimentos es más compleja y, por tanto, plantea más desafíos a los que enfrentarse. Contar con un asesoramiento científico riguroso, veraz, que cuente además con la cooperación de las distintas partes implicadas, como los Estados miembros de la Unión Europea y las agencias de seguridad alimentaria, es primordial. Para la EFSA, es primordial trabajar en colaboración con redes científicas, autoridades nacionales e instituciones asociadas para asegurar que los alimentos europeos son los más seguros del mundo.

Los principales puntos sobre los que debe incrementarse el asesoramiento científico son:

  • Sanidad animal y vegetal. ¿Cómo entender mejor y abordar los riesgos emergentes en estos ámbitos? Y es que los cambios globales afectan la forma de producir y consumir alimentos. Una de las consecuencias es el aumento del riesgo de nuevas plagas y patógenos emergentes.
  • Evaluación de riesgos químicos. Nuevas estrategias de ensayo están revolucionando la forma en que los científicos investigan los efectos químicos. Los expertos han examinado las fronteras de la toxicología predictiva y cómo los nuevos enfoques están empezando a sustituir las pruebas tradicionales con animales
  • Métodos científicos. Una de las prioridades es dotar a la ciencia de transparencia y que además sea interactiva a la hora de compartir datos, metodologías y resultados. Durante el encuentro se han explorado los retos del futuro en este campo.
  • Evaluación de los riesgos microbiológicos. La carga mundial de enfermedades transmitidas por los alimentos es otro de los retos planteados, y en él deben tratarse temas como el uso de métodos de caracterización molecular ante algún brote, evaluaciones de emergencia y clasificación de los riesgos microbiológicos.

Debe tenerse en cuenta que los consumidores europeos tienen uno de los sistemas de seguridad de los alimentos más eficaces. Para conseguirlo, es importante la cooperación de los Estados miembros, las instituciones europeas y las agencias independientes, entre las que se encuentra la EFSA. Hace unos años esta agencia preveía ya un aumento de la demanda de las evaluaciones de riesgos y de asesoramiento científico en áreas como los nuevos alimentos, los pesticidas, las plagas vegetales y las enzimas.

Estos constantes cambios responden a los retos que plantea de forma constante, como se ha destacado anteriormente, un comercio cada vez más globalizado de los productos alimentarios y de los ingredientes. Y es importante, en este sentido, que la respuesta sea rápida, tanto en lo que se refiere a asesoramiento científico como asistencia técnica en particular.

Los pilares básicos son: optimizar las funciones de los expertos en la evaluación de riesgos; aumentar la confianza por mejorar la transparencia en el trabajo científico; y mejorar la capacidad de evaluación de riesgos de la Unión Europea a través de una mayor cooperación y coordinación entre países y agencias.

Gestión de una crisis alimentaria

Las primeras horas son fundamentales cuando se habla de gestionar una crisis alimentaria. Según un estudio de la Universidad de Michigan (Michigan, EE.UU.), "la buena gestión de la crisis depende de las acciones que se toman en las primeras 48 horas". En la UE, los responsables de gestionar la seguridad alimentaria se reúnen dos veces al año, en el Foro Heads of Agencies, para debatir aspectos sobre cómo gestionar mejor las crisis.

Contar con protocolos de actuación que permitan actuar y garantizar una buena gestión es fundamental. Y para ello, es básico que se determinen unas medidas comunes y claras, así como unificar los criterios entre los distintos países, ya que en muchos casos cada país aplica sus propios procedimientos que no necesariamente coinciden. Por tanto, el mejor momento para planificar una crisis es antes de que ocurra. También debe tenerse en cuenta que la gestión de un riesgo es muy compleja, por lo que deben priorizarse aspectos como el riesgo, directo o indirecto, en la salud humana, y la propagación de este a la cadena alimentaria y a otras comunidades o países.

 

 

 

 

Valoración: 

Sin votos

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
Reglas de participación