Alergia a los alimentos

Montse Arboix

usuario

(@m_arboix) Enfermera experta en Promoción de Salud

Mar, 02/21/2017 - 14:31

0 comentarios

valoración 0 / 5

La alergia alimentaria: el estado de la cuestión

La alergia se ha convertido en un problema de salud pública y se estima que afecta a alrededor 150 millones de personas en la Unión Europea. De todas, la alergia alimentaria es una de las más frecuentes, con más de 17 millones de afectados. De estas, 3,5 millones de casos corresponden a menores de dos años, según datos del documento 'Declaración pública sobre la alergia a los alimentos y la anafilaxia' de la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI). En el mismo texto se recoge que los niños son el grupo de población en quienes más se han incrementado el número de reacciones alérgicas. De hecho, los especialistas aseveran que la alergia alimentaria es la principal causa de anafilaxia entre los 0 y 14 años.

Según los autores, entre los países con mayor prevalencia están Francia, Alemania e Italia con un 3,5% de sus poblaciones. En España, la prevalencia estimada es del 3%, lo que supone unos 1.330.000 afectados. Si se tiene en cuenta que el número de ingresos hospitalarios debido a crisis anafilácticas se ha multiplicado por siete en los últimos diez años, el problema es preocupante. Por ello, desde la EAACI se consideran fundamentales las campañas de sensibilización, los programas educativos para pacientes y los de investigación, y se insta a los gobiernos de los países miembros que aúnen esfuerzos para una mejor gestión de esta alergia a alimentos.

¿Qué es la alergia a los alimentos?

Cualquier alergia es una reacción exagerada ante una sustancia (alérgeno) que es inofensiva y tolerada por las personas no alérgicas. En el caso de la alergia a los alimentos, el sistema inmunológico de los afectados crea mecanismos de defensa (anticuerpos) ante las proteínas de un alimento (alérgeno) que se vuelven dañinos para el propio organismo y causan los síntomas de alergia. Pese a que el mecanismo de la alergia a alimentos puede ser por anticuerpos, células o una combinación de ambas, la más frecuente es debido a los primeros, mediados por la inmunoglobulina E (IgE) y la que provoca reacciones inmediatas más graves (anafilaxia).

La Asociación Española de Pediatría advierte de que las reacciones pueden ser desde leves a muy graves, incluso mortales. En pacientes muy sensibilizados, la reacción alérgica se puede desencadenar por el consumo de una cantidad mínima del alimento; por contacto (incluso indirecto, a través de un beso de una persona que lo ha ingerido); o por inhalación de las proteínas de un alimento (oler). Además, ocurren de forma casi inmediata tras la exposición. 

En el mismo sentido, la Asociación Española de personas con alergia a alimentos y látex aclara que en la alergia a los alimentos la reacción del organismo se produce frente a las proteínas, nunca ante azúcares (como la lactosa, la fructosa…). En ese último caso es intolerancia a los azúcares, un proceso inflamatorio no mediado por IgE, de reacción progresiva en función de la dosis o de la cantidad de alimentos y cuyos principales síntomas suelen ser gastrointestinales.

En cambio, los síntomas de reacción alérgica se reconocen por sus manifestaciones cutáneas (urticaria local o general que cursa con picor, enrojecimiento e hinchazón de las orejas, párpados u otras partes del cuerpo, como boca y garganta); digestivas (dolor abdominal, náuseas, vómitos o diarrea); y respiratorias (rinitis, dificultad respiratoria, ronquera, tos, pitos).

La anafilaxia: una reacción potencialmente mortal

La reacción anafiláctica es una reacción alérgica de progreso rápido y que puede llegar a ser mortal. Muchos especialistas utilizan este término cuando, en contacto con el agente alérgeno, surgen de manera brusca signos intensidad grave, como disminución de la tensión arterial, arritmia, pulso débil y desfallecimiento (shock anafiláctico). Pero, según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), también se puede emplear cuando por contacto con el alérgeno, aparecen síntomas en dos o más zonas del cuerpo (digestivo, respiratorio o circulatorio) al mismo tiempo.

Sea como fuere, las personas que han sufrido alguna vez anafilaxia deberían llevar siempre encima adrenalina autoinyectable y todo su entorno debería conocer su condición y cómo actuar ante una reacción grave. Asimismo, es recomendable llevar un distintivo que notifique su alergia.

 

Valoración: 

Sin votos

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
Reglas de participación