Alimentación y salud bucal

Montse Arboix

usuario

(@m_arboix) Enfermera experta en Promoción de Salud

Mié, 09/28/2016 - 16:07

0 comentarios

valoración 0 / 5

Una alimentación desequilibrada se relaciona con multitud de enfermedades. Diabetes, obesidad, hipertensión, hipercolesterolemia, etc. Pero también lo que se come influye en la salud de las encías. Las más frecuentes de las enfermedades periodontales, que es como se las conoce, son la gingivitis y la periodontitis. Estas, según datos de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), afectan al 33% de la población española que se encuentra en la franja de edad que va de los 35 a los 44 años. No obstante, este porcentaje se incrementa con la edad, hasta el punto de que dos de cada tres personas entre 65 y 74 años están afectadas. Por este motivo se las considera un problema de salud pública.

Salud de encías y corazón

Muchos estudios ponen de manifiesto la estrecha relación entre la ingesta de grasa saturada y una mayor respuesta inflamatoria en el tejido gingival. Por ello, la mejor recomendación es restringir los alimentos ricos en grasas saturadas, y no solo para mejorar la salud bucal, sino también del corazón.

De hecho, desde 2012, la Sociedad Europea de Cardiología  pasa a considerar la periodontitis como factor de riesgo en el desarrollo de enfermedad cardiovascular. Los especialistas apuntan que las bacterias de la lesión periodontal pueden introducirse en el torrente sanguíneo y formar coágulos que podrían causar arterioesclerosis coronaria (enfermedad de las arterias coronarias) y también producir endocarditis bacteriana (inflamación del revestimiento interno de las cámaras y válvulas cardíacas provocada por una infección bacteriana).

Para las encías, mejor restringir las grasas saturadas

A pesar de la alta incidencia que presentan, prevenirlas es fácil. Dentro de las medidas para evitarlas está la adopción de un correcto hábito de higiene bucal; pero también de una pauta de alimentación equilibrada, puesto que el problema primero radica en un proceso inflamatorio producido por los patógenos bucales que desvitalizan las estructuras que rodean y soportan el diente. Así pues, el tipo de alimentación influye en su desarrollo, empeoramiento y curación.

Así, para reducir la ingesta de grasas saturadas, los expertos recomiendan:

  • Escoger carnes magras como pollo y pavo, conejo, filete de ternera o cerdo y eliminar la grasa visible antes de cocinar.
  • Incluir más pescado -sobre todo, azul- que carne.
  • Desgrasar los caldos de ave, carne y huesos en frío.
  • Optar por la leche desnatada y sus derivados poco grasos (yogur desnatado, queso fresco). También se puede alternar el consumo con bebidas vegetales de avena, arroz o soja.
  • Prescindir, o reducir a un consumo ocasional, de mantequillas, bollería y repostería industrial envasada y snacks fritos (sobre todo si se elaboran con aceites de coco y palma), quesos, fiambres y embutidos, foie gras y patés y natas, entre otros.

En esta entrada de Isabel Megías, se describe el tipo de grasas y sus diferentes apelativos que, a menudo, inducen a error.

La salud bucodental y el cáncer

Pero la salud bucodental no solo se refiere al estado de las encías. El cáncer oral provoca el fallecimiento de 1.200 personas cada año en nuestro país. Cada año se diagnostican más de 5.000 casos nuevos, con una incidencia mayor en hombres. Ser fumador o bebedor habitual de alcohol son factores que pueden multiplicar incluso por 20 el riesgo de desarrollar la patología.

Las medidas de prevención que se han demostrado eficaces son someterse a revisiones bucodentales al menos una vez al año, seguir una alimentación equilibrada, mantener una correcta higiene bucal y evitar tabaco y alcohol, tal y como advierten desde el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV). También señalan que ante una herida o úlcera que después de 15 días no haya curado, lo mejor es acudir al dentista para que valore el alcance de la lesión.

La detección temprana de las lesiones cancerosas garantiza una mayor probabilidad de éxito en el tratamiento del cáncer oral. De hecho, su alta mortalidad está relacionada con la detección tardía, ya que se estima que el 70% se diagnostican en fases muy avanzadas del cáncer, lo que dificulta su tratamiento y cura. 

Valoración: 

Sin votos

Habla de...

corazón, boca, dientes, cáncer

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
Reglas de participación