Educación (alimentaria) para la salud

Montse Arboix

usuario

(@m_arboix) Enfermera experta en Promoción de Salud

Lun, 08/10/2015 - 10:40

0 comentarios

valoración 0 / 5

En el mundo que nos rodea, la información es un valor al alza aunque, a menudo, se confunde con educación. Las autoridades sanitarias lanzan continuamente mensajes de salud y de nutrición a la población con ánimo de que esta adopte un papel responsable en la adquisición de un apropiado nivel de salud. Pero, ¿es esto suficiente? Porque una cosa es estar informado y otra muy distinta es estar educado.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la educación para la salud es cualquier combinación de actividades de información y educación que provoquen que las personas deseen estar sanas, sepan cómo alcanzar un estado óptimo de salud, hagan lo que se han capaces –tanto de manera individual como colectiva- para mantenerla y busquen ayuda cuando la necesiten. La educación para la salud tiene como objetivo principal mejorar la salud de las personas desde la prevención y desde la promoción de hábitos saludables. Para ello, la educación debe provocar reflexión, movilizar actitudes para el desarrollo de habilidades y destrezas y conseguir que las conductas saludables que se adopten sean permanentes.

La educación alimentaria y la familia

La educación alimentaria y nutricional es el medio utilizado para intentar modificar los hábitos alimentarios incorrectos. Pero un cambio de hábitos no se produce solo por conocer del valor nutritivo de los alimentos.  La alimentación va más allá de ingerir la energía necesaria para el día a día. La dieta es una experiencia en la que se enlazan aspectos como tradiciones, convicciones y modas, entre otras, y siempre dentro de un contexto histórico, geográfico y cultural que tiene a la familia y a la comunidad como núcleo.

Desde el nacimiento, un individuo está influenciado por una serie de normas y refuerzos, tanto positivos como negativos, que le  condicionarán en la toma de decisiones relacionadas con la elección y consumo de los alimentos. Y la familia constituye una fuente de información privilegiada: es el primer espacio de socialización y allí dónde se encuentran las pautas más elementales que a través de creencias, valores y actitudes se desarrollará como individuo. Y en ambos sentidos. La familia puede actuar como factor de protección o, por el contrario, como factor de riesgo, por ser responsable primero de la instauración de los hábitos alimentarios de sus miembros.

Es dentro del contexto familiar donde un niño aprende el patrón alimentario, adecuado o inadecuado, y donde se le transmiten también otros aspectos relacionados con los alimentos como el modo de alimentarse, las preferencias y los rechazos hacia determinados alimentos, entre otros. Así, cuando el individuo se introduce en otros círculos sociales, como el colegio, lleva consigo una gran cantidad de información de forma inconsciente.  

Contra la obesidad infantil, educación

Numerosos estudios sugieren que los hábitos y la conducta alimentaria de los padres llevan a sus hijos a tener conductas alimentarias propias y ello se refleja en los indicadores nutricionales del niño. De hecho, se estima que cuando uno de los progenitores es obeso, el hijo tiene un 50% de posibilidades de serlo también, porcentaje que aumenta al 80% cuando los dos miembros sufren obesidad. Pero no es la genética el factor decisivo; la explicación hay que buscarla en el ambiente obesogénico: la disponibilidad de alimentos con gran contenido calórico en el hogar, determinados hábitos alimentarios familiares, poca actividad física o la poca o errónea información sobre aspectos alimentarios, entre otros.

Por este motivo, cualquier terapia destinada a controlar el sobrepeso y la obesidad infantil mediante la adopción de estilos de vida saludables debe implicar a la familia. Dentro de este contexto, los progenitores deben fomentar hábitos de alimentación saludable y la práctica de actividad física de sus descendientes. ¿Cómo? Predicando con el ejemplo y convirtiéndose en un modelo a seguir.

 

Valoración: 

Sin votos

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
Reglas de participación