Políticas de Salud Pública aplicadas en los alimentos

Eroski Consumer

usuario

Fundación Eroski

Mié, 09/04/2013 - 09:57

0 comentarios

valoración 0 / 5

La industria alimentaria y la distribución trabajan para desarrollar alimentos originales, innovadores y optimizados nutricionalmente que ayuden a la población a mejorar su salud, su bienestar y su longevidad. Además, emplean sus esfuerzos en concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de adquirir unos hábitos alimenticios adecuados, acompañados de la práctica de actividad física. Las campañas que la Administración Pública y la industria han puesto en marcha en numerosas ocasiones focalizan el trabajo de ambas hacia este objetivo común.

La educación y la promoción de la salud en el ámbito de la nutrición y la prevención de la obesidad son retos que asume el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, concretamente a través la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN). Persiguiendo este fin, en los últimos años se han puesto en marcha diversas actuaciones, entre las que se encuentran la estrategia NAOS y el Programa PERSEO.

 

taper

 

Iniciativas públicas contra la obesidad infantil

La Estrategia NAOS, Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad, se puso en marcha en 2005 con el objetivo de sensibilizar a la población del problema que la obesidad representa para la salud y de impulsar todas las iniciativas que contribuyan a lograr que los ciudadanos, especialmente los niños y los jóvenes, mejoren sus hábitos alimentarios y practiquen actividad física de forma regular (1). Por otro lado, el Programa PERSEO es el programa piloto escolar de referencia para la salud y el ejercicio contra la obesidad. Su principal objetivo es promover la adquisición de hábitos alimentarios saludables y estimular la práctica habitual de actividad física entre los escolares para prevenir la aparición de obesidad y otras enfermedades (2).

El punto justo de sal

El excesivo consumo de sal al que están habituados la mayoría de los españoles es otra de las preocupaciones de la AESAN, la cual motivó que a finales del año 2008 desarrollase un Plan de Reducción del Consumo de Sal en la población, con unos objetivos concretos de reducción que permitieran alcanzar progresivamente las recomendaciones de la OMS. Dentro de este plan se desarrollaron campañas de comunicación para sensibilizar a la población de las consecuencias que el consumo excesivo de sal tiene sobre la salud y para elevar el nivel de información de los ciudadanos con el fin de que estos puedan tomar decisiones correctas sobre la manera de reducir su consumo de sal. Un ejemplo es la acción de comunicación denominada Plan Cuídate +, Menos Sal es Más Salud, iniciada en 2011 (3).

También en 2011, la AESAN puso en marcha un proyecto para incentivar la disminución del contenido de determinados nutrientes en los alimentos transformados. Para conseguir dicha reducción, se propuso un modelo basado en el establecimiento de un distintivo a aquellos alimentos transformados que: a) dentro de su categoría hubieran reducido como mínimo un 30% su contenido en grasas saturadas o azúcares, o en un 25% su contenido en sal, b) no superaran el contenido medio del resto de nutrientes considerados para su categoría, y c) cumplieran con los perfiles nutricionales que se establecen en el artículo 4 del Reglamento (CE) Nº 1924/2006. Esta propuesta, que finalmente no se llevó a la práctica, pretendía inducir la mejora de la composición nutricional de los alimentos en nuestro país, fomentando la innovación por parte de la industria alimentaria, y que fuera útil para los consumidores de cara a conseguir elecciones alimentarias más saludables (4).

Por último, cabe destacar las recientes declaraciones de la Ministra de Sanidad durante la reunión constitutiva del Observatorio de la Nutrición y de Estudio de la Obesidad el pasado 13 de junio, acerca de la firma de un convenio con la industria (Confederación Española de Detallistas de la Carne y Asociación de Fabricantes y Comercializadores de Aditivos y Complementos Alimentarios) para reducir el contenido en sal y grasas saturadas en los productos cárnicos y de charcutería. En concreto, en un plazo de dos años, asumirán el compromiso de reducir un 10% la sal y un 5% las grasas en los productos que elaboran (5).

Innovación alimentaria como herramienta de salud pública

La Federación Española de Alimentos y Bebidas (FIAB), órgano nacional de apoyo y representación sectorial, ha desarrollado distintas actividades con el objeto de valorizar y transferir el conocimiento científico nutricional relacionado con la industria alimentaria para el desarrollo productivo del sector, mejorando a su vez la calidad de vida de los ciudadanos.

Como resultado, en julio de 2012 fue editado el catálogo “Alimentación y Salud: compromiso de la industria alimentaria” (6), que recopila una muestra representativa de los trabajos de innovación que ha realizado la industria de alimentación y bebidas al servicio de la salud y el bienestar, mejorando la composición y la información proporcionada al consumidor sobre las propiedades de los alimentos que consumen y promoviendo, entre otros, un consumo responsable y un estilo de vida saludable. Actuaciones como la información nutricional al consumidor basada en las ingestas de referencia de energía y nutrientes reflejan el esfuerzo individual de los sectores y empresas en este ámbito.

Otra actuación de las industrias de alimentación es la colaboración con la comunidad científica para promover la I+D+i a través de la Plataforma Tecnológica Española de Alimentación Food for Life-Spain, que tiene como objetivos fomentar la investigación en el sector de la alimentación y bebidas, aumentando así la calidad de vida de los consumidores y añadiendo vida a los años, y centrar la investigación del sector en aspectos demandados por la industria, acelerando la transferencia de los resultados de las investigaciones a los productos de consumo (7).

El compromiso de la industria de la alimentación con el desarrollo de nuevos productos destinados a favorecer una dieta saludable y equilibrada ha generado la puesta en marcha, tanto a nivel nacional como europeo, de un número considerable de proyectos que trabajan en la mejora de la calidad alimentaria, a través de la innovación y la investigación. Algunos de estos proyectos nacionales de innovación son (6):

  • HIGEA: “Herramientas para investigar y generar nuevas metodologías y tecnologías para la prevención de enfermedades, y tecnologías para la prevención de enfermedades crónicas alimentarias”. Este proyecto tiene como objetivo generar nuevos conocimientos en cuanto a ingredientes, metodologías y tecnologías de formulación y producción para elaborar alimentos más saludables y equilibrados nutricionalmente (8).
  • El proyecto PRONAOS, que tiene como objeto la investigación científica dirigida al desarrollo de una nueva generación de alimentos para el control de peso y la prevención de la obesidad (9).
  • FUN-C-FOOD: “Nuevos ingredientes de alimentos funcionales para mejorar la salud”. Sus objetivos principales son la obtención y caracterización de nuevos ingredientes alimentarios bioactivos y su aplicación al desarrollo de nuevos alimentos funcionales, apoyados por estudios de biodisponibilidad, actividad biológica y seguridad alimentaria (10).

Una apuesta por la formulación de alimentos más saludables

A menor escala, las industrias de alimentación y bebidas españolas han llevado a cabo individualmente sus propias actuaciones en materia de innovación para ofrecer alimentos más saludables y nutritivos a los consumidores.

Algunos ejemplos son (6):

  • Sector cárnico
    Productos con contenido reducido en sal (reducción mínima del 25%) y reducción del contenido de grasa en un 30%. Eliminación de todas las posibles fuentes de ácidos grasos trans, quedando los niveles analíticos de estos ácidos grasos por debajo del 0,15% de la grasa total. Incorporación de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 de cadena larga EPA y DHA, en combinación con antioxidantes naturales a los productos cárnicos (11). Reducción de la presencia de alérgenos.
  • Sector de los pescados preparados
    Reducción del contenido de sal añadida en los productos empanados y rebozados. Reformulación de los empanados y rebozados para posibilitar su preparación en horno, lo que permite obtener productos cocinados más ligeros: entre un 25 y un 60% menos de grasa con respecto a la fritura. La implantación de un nuevo proceso tecnológico para fabricación de varitas de merluza, con un 33% menos de grasa con respecto al proceso tradicional de prefritura.
  • Sector lácteo
    Reducción de más del 40% de las grasas totales en queso fundido en lonchas, la mantequilla ligera, el flan de huevo y los yogures. En yogures líquidos se ha llegado a reducir el 100% de las grasas totales, más de un 20% de azúcares y cerca del 25 % de la energía.
  • Sector de los cereales
    En los últimos años el sector de los cereales ha conseguido reducir la sal en más del 40% en los cereales de desayuno, según la Asociación Española de Fabricantes de Cereales.
  • Sector de aperitivos y bebidas refrescantes
    La Asociación de Fabricantes de Aperitivos asegura que, actualmente, las patatas fritas y los productos de aperitivo fritos y horneados contienen un 15% menos de sodio que hace 5 años. Reducción en un 70% de las grasas saturadas y reducción de los niveles de sodio de un 10% – 25%, en productos de aperitivo. Reducción del 12% de azúcares en bebidas.

Estos esfuerzos en innovación y reformulación por parte de la industria, aunque en sí mismos no constituyen una solución frente a problemas como la obesidad o la hipertensión, puesto que en ellas intervienen factores como la predisposición genética, estilos de vida, niveles de actividad física y factores socio-económicos, quieren contribuir a minimizar el impacto de enfermedades en las que una alimentación equilibrada puede ser la mejor herramienta de prevención y tratamiento.

Referencias

  1. Estrategia NAOS. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. [sede Web]. [acceso 13 de junio de 2013]. Disponible en: [Ir al texto]
  2. Programa PERSEO. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. [sede Web]. [acceso 13 de junio de 2013]. Disponible en: [Ir al texto]
  3. Plan de Reducción del Consumo de Sal. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. [sede Web]. [acceso 13 de junio de 2013]. [Ir al texto]
  4. Revista del Comité Científico de AESAN Nº15. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Madrid 2012.
  5. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Noticias. Constitución del Observatorio de la Nutrición y de Estudio de la Obesidad. [sede Web]. [acceso 14 de junio de 2013]. [Ir al texto]
  6. Alimentación y Salud: compromiso de la industria alimentaria. Federación Española de Alimentos y Bebidas (FIAB). Editado 17 julio 2012. [Ir al texto]
  7. Plataforma Tecnológica Española de Alimentación Food for Life-Spain [sede Web]. [acceso 13 de junio de 2013]. [Ir al texto]
  8. HIGEA Cenit. [Ir al texto]
  9. PRONAOS Cenit. Pronaos.es [sede Web]. [acceso 13 de junio de 2013]. [Ir al texto]
  10. Fun-c-Food Consolider. Alimentosfuncionales.org [sede Web]. [acceso 13 de junio de 2013]. [Ir al texto]
  11. Bermejo L, Loria-Kohen V, Zurita-Rosa L, Tabernero M, Reglero G, Frial P, Gómez-Candela C. Cardioprotective effect of a meat with omega-3 and Rosemary
    antioxidant in low cardiovascular risk people. Annals of Nutrition and Metabolism 2011; 58: 105.
Valoración: 

Sin votos

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
Reglas de participación