Envases activos e inteligentes para los alimentos

Mié, 06/03/2015 - 09:49

0 comentarios

valoración 4.5 / 5

Los envases no son solo meros recipientes en los que se guardan los alimentos. En los últimos años, la investigación ha jugado un papel decisivo y determinante en el desarrollo de envases y materiales. Buena prueba de ello son los envases activos y los inteligentes, y parece que las innovaciones en este campo no cesan. Y es que, además de preservar los alimentos de los agentes externos que puedan alterar sus propiedades, los envases también aportan mejoras al alimento, aumentan su vida útil, mejoran su conservación y ayudan a reducir el número de alimentos que se desperdician. Estos envases que "hablan" ejercen cada vez más nuevas y numerosas tareas.

Los envases activos incorporan materiales con efectos antioxidantes o antimicrobianos que, en la mayoría de los casos permiten alargar la vida comercial de los alimentos. Para evitar que se produzcan transferencias de las sustancias del envase al alimento, los envases incorporan sustancias que absorben oxígeno, etileno, humedad, dióxido de carbono, sabores u olores. Uno de los principales objetivos de este tipo de envases es ayudar a controlar los fenómenos limitantes de la vida de los alimentos. Un ejemplo de envase activo son los alimentos de IV gama, es decir, verduras o frutas lavadas, cortadas y envasadas sin más tratamiento. Este tipo de productos requieren envases que permitan que entre oxígeno de manera lenta y no dejen salir dióxido de carbono. De esta manera, la fruta respira y aumenta su vida útil.

Los envases activos, por tanto, no solo actúan de simple 'contenedor' sino que asumen otras responsabilidades, como la de ceder o absorber sustancias que alarguen, en las mejoras condiciones, la vid útil. En su elaboración suelen usarse materiales activos como nanopartículas o antioxidantes y antimicrobianos naturales. Los Reglamentos 1935/2004 y 450/2009 regulan los materiales y objetivos destinados a prolongar la vida útil o a mantener o mejorar el estado del alimento envasado.

Los envases inteligentes tienen la capacidad de controlar el estado de los alimentos envasados y su entorno. Las investigaciones en este sector han progresado de manera sustancial en los últimos años para dar respuesta a una necesidad emergente de resolver cuestiones de seguridad y calidad alimentarias. Los materiales inteligentes en contacto con alimentos supervisan su estado o su entorno y proporcionan información sobre la frescura. Debe tenerse en cuenta que el término envase inteligente es muy amplio y puede definir aspectos como la información que recibe el consumidor sobre algún aspecto de la calidad, la naturaleza o la producción de los alimentos.

Estos envases inteligentes ofrecen información sobre si su contenido está suficientemente caliente o frío o si son aptos para el consumo. También informan sobre las condiciones a las que se ha sometido el alimento durante su distribución y almacenamiento. Además, pueden actuar como indicadores de temperatura. Suelen incorporar dispositivos sensibles a los cambios de temperatura con señales visuales que dejan conocer determinados parámetros, como si se ha roto la cadena de frío o si el producto se ha expuesto a alteraciones químicas o microbiológicas.

 

Valoración: 
5

Average: 4.5 (2 votes)

Habla de...

alimentos, envases

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
Reglas de participación