El corte de digestión: ¿un mito?

Montse Arboix

usuario

(@m_arboix) Enfermera experta en Promoción de Salud

Mié, 07/29/2015 - 09:29

0 comentarios

valoración 0 / 5

La sabiduría popular es tajante: "no hay que bañarse hasta pasadas dos horas después de comer". Quién más o quién menos ha oído este aviso por boca de sus padres. Sin embargo, y para empezar, lo cierto es que el "corte de digestión" no existe. Es decir, no es una entidad clínica reconocida, se refiere solo al conjunto de síntomas digestivos relacionados con el síncope de hidrocución, que va más allá de estos problemas en el sistema gastrointestinal y está relacionado con la temperatura.

La hidrocución es una reacción vagal debida a la disminución brusca de la temperatura corporal. Esta bajada es fácil que ocurra cuando la temperatura del agua es inferior a 27 ºC o cuando existen al menos 5 °C de diferencia entre la temperatura del cuerpo y la del agua, como sucede cuando uno ha estado mucho rato tomando el sol, haciendo ejercicio intenso o ha ingerido una comida copiosa y se mete de manera brusca en el agua. Esto tiene efectos sobre el sistema cardiocirculatorio y provoca una disminución de la frecuencia cardiaca y disminución del flujo sanguíneo al cerebro. Entre los síntomas que pueden aparecer están náuseas y vómitos, visión borrosa, cefalea e, incluso, síncope y parada cardiorrespiratoria. Si la persona está en el agua, puede sufrir un ahogamiento por inmersión.

Prevenir la hidrocución

Hay muchos factores que pueden llevar a sufrir hidrocución debido a que o bien la temperatura del agua es demasiado baja o bien la del cuerpo es muy alta. Así, si ante condiciones como determinadas enfermedades (la edad elevada y las enfermedades cardiovasculares son factores de riesgo), la toma de algunos psicofármacos, la ingesta de alcohol y otras drogas, el ejercicio intenso, tener fiebre o haber realizado una comida copiosa, uno se sumerge de golpe en agua fría, puede bajar la temperatura corporal de casi 40 ºC a poco más de 25 ºC en pocos segundos. La recomendación después del ejercicio intenso y la comida copiosa o la ingesta de alcohol para evitar este choque térmico es esperarse un tiempo prudencial y, como norma general, lo mejor es meterse en el agua poco a poco, dando tiempo al organismo a acostumbrarse al cambio de temperatura, y no zambullirse de golpe.

Ante cualquier señal de que algo no va bien -como debilidad o mareo, sentir un frío intenso, pulso lento, palidez cutánea, zumbido en los oídos o náuseas- hay que salir rápido del agua para evitar riesgos innecesarios. Si se observa a alguien en el agua que parece no encontrarse bien, lo mejor es animarlo a salir y a tumbarse con las piernas elevadas. Si los síntomas no ceden en reposo, lo mejor es acudir a un centro sanitario.

Ahogamiento por inmersión

Hay que desterrar la imagen de que una persona que se está ahogando grita y zarandea los brazos fuera del agua. El ahogamiento es rápido y silencioso. Si alguien está a punto de ahogarse, la mayoría de las veces es incapaz de realizar este esfuerzo. Lo más común es que haga movimientos descoordinados, o que reme involuntariamente hacia abajo con la intención de mantener la boca fuera del agua e incline la cabeza hacia atrás, pero solo durante los últimos 20 segundos, máximo 60, antes de hundirse por completo.

Es importante no intentar un rescate nadando, a menos que haya sido entrenado para ello, y tampoco meterse en aguas turbulentas, ya que ambas acciones suponen poner en riesgo la vida por intentar salvar a otra persona.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que  los ahogamientos por inmersión son la tercera causa de muerte por traumatismo no intencional y se estima que cada año fallecen alrededor de 500.000 personas por este motivo en el mundo. Los ahogamientos son más frecuentes en niños y adultos jóvenes sanos, y en un 80% ocurren en varones.

 

BIBLIOGRAFIA:

*Oyarzabal, M. Corte de digestión. Actualización de Medicina de Familia:  http://www.semfyc.es/es/

*Organización Mundial de la salud. Datos del Observatorio Mundial de la Salud. Disponible en: http://www.who.int/es/

Valoración: 

Sin votos

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
Reglas de participación