El cuestionado aceite de palma

Montse Arboix

usuario

(@m_arboix) Enfermera experta en Promoción de Salud

Mar, 01/10/2017 - 16:30

0 comentarios

valoración 5 / 5

Procedencia y usos del aceite de palma

El aceite de palma se obtiene a partir de los frutos de la Elaeis guineensis, conocida como palma africana. Se calcula que más de la mitad de los productos de venta en supermercados está elaborado con aceite de palma: lo encontramos en snacks, galletas o bombones, entre otros, sin olvidar los productos de limpieza o la cosmética.  Todo ello hace que sea uno de los aceites más consumidos en todo el mundo. Tanto, que en la industria alimentaria ha desplazado a las grasas hidrogenadas que, pese a ser de origen vegetal, se comportan en nuestro organismo como la grasa saturada, de ahí su mala prensa. Sin embargo, el aceite de palma no es tampoco una alternativa saludable, por lo que no es nada recomendable abusar de él.

De la palma se obtienen dos tipos de aceite con distinta cantidad de grasa saturada. Por un lado está el aceite de palma que proviene de la pulpa del fruto y contiene un 50% de ácidos grasos saturados, similar a la cantidad que tiene la mantequilla. En cambio, el porcentaje del aceite que se obtiene de la semilla de palma (palmiste) alcanza el 80%.

Su uso se generalizó hacia la década de los 70 como sustituto a las grasas trans y, aunque hace mucho que forma parte de los ingredientes de los productos procesados -bajo el añadido ‘contiene aceite vegetal’-, no fue hasta el año 2014, al entrar en vigor la nueva legislación europea sobre el etiquetado, que se hizo obligatorio especificar la procedencia concreta de las grasas utilizadas.

Un aceite vegetal con demasiada grasa saturada

El porqué de su expansión a nivel mundial se explica, en primer lugar, por su rentabilidad asociada a un alto potencial productivo. Y segundo, porque a temperatura ambiente presenta una solidez con una textura untuosa, que lo hace un buen sustituto de las grasas hidrogenadas y de la mantequilla que contienen muchos productos procesados, como la bollería industrial.

Como norma general, los aceites vegetales son ricos en grasas mono y poliinsaturadas, como el aceite de oliva (monosinsaturada) o el aceite de girasol y maíz (poliinsaturada). Sin embargo, aun dentro del reino vegetal, hay excepciones que confirman la regla y tienen un alto porcentaje de grasas saturadas, como el aceite de coco y la manteca de cacao. Y, por supuesto, los que nos ocupan: el aceite de palma y el palmiste. Por ello, son menos saludables que otros aceites convencionales. La evidencia científica asocia la ingesta de estas grasas a un peor perfil lipídico –colesterol total y LDL- y a mayor riesgo cardiovascular. Este es uno de los motivos por los que las guías actuales aconsejan que el consumo de grasa saturada no supere el 10% del aporte calórico total.

El aceite de palma: sus efectos en el medio ambiente

Su uso se ha extendido debido a que del fruto de la palma de obtiene hasta diez veces más aceite en el mismo espacio que la soja o el girasol. De hecho, el aceite de palma, junto con el de soja, supone el 60% de la producción mundial de todo el aceite. Además de encontrarlo en productos como margarina, cereales, patatas fritas, dulces, jabones, geles, cosméticos o dentífricos, también se ha popularizado su utilización como biodiésel.

Pero, aparte de la gran cantidad de grasas saturadas poco recomendables para la salud, también está provocando estragos medioambientales y sociales. En este artículo, el periodista de ciencia y medio ambiente Álex Fernández Muerza detalla cuáles son los impactos que provoca su producción extensiva sin control: aumento de la deforestación de bosques tropicales y áreas naturales protegidas; pérdida de biodiversidad, ya que desplazan o aíslan una gran cantidad de fauna de la zona e, incluso, originan su desaparición, como sucede con orangutanes, elefantes, tigres, rinocerontes y una gran diversidad de insectos, aves, plantas y microorganismos, entre otros; incremento del cambio climático y la contaminación del aire por la quema de grandes áreas de bosque tropical; y deterioro y destrucción de hábitats por erosión del suelo y contaminación por productos químicos.

 

Valoración: 
5

Average: 5 (1 vote)

Habla de...

aceite, grasas, Etiquetado

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
Reglas de participación