El auge de los cursos de cocina

Laura Caorsi

usuario

(@lauracaorsi) Periodista experta en alimentación. Eroski Consumer

Mié, 03/04/2015 - 18:39

0 comentarios

valoración 5 / 5

Cocinar es una habilidad tan necesaria como creativa. Muchos platos típicos de nuestro país son fruto del ingenio ante las carencias. Croquetas, tortillas, arroces o cocidos son algunos ejemplos de recetas que se forjaron en la adversidad, sacándole partido a los ingredientes que había. Antaño, eran apreciadas por su funcionalidad: su capacidad de alimentar a las familias. Hoy, se las aprecia de otro modo: además de alimentar, contienen historias y esencias. Sin duda, los fogones mantienen encendida la llama de las tradiciones y culturas, al tiempo que avivan el deseo de experimentar, combinar y probar cosas nuevas.

España es un país gastronómico; su cultura va ligada a su cocina. Y la cocina desempeña un papel fundamental. No es raro, por tanto, que nuestros sabores (y saberes) hayan pasado de los recetarios familiares a los libros de cocina, a los blogs de gastronomía, a las revistas de repostería y, también, a la televisión. La audiencia de programas como MasterChef -que superó los 3 millones de espectadores en la final de 2014- o el éxito indiscutido de libros como '1080 recetas de cocina' -que cuenta con más de 50 ediciones y, también, 3 millones de ejemplares vendidos- ponen de relevancia nuestro creciente interés por los fogones.

Entre las muestras de ese interés, hay una más: el auge de los cursos de cocina. Cursos para aficionados, para principiantes y para quienes quieren divertirse mientras aprenden algo nuevo, útil y sabroso. Cursos breves -muchas veces, de un día- y temáticos, donde se le hinca el diente a un estilo, una técnica o incluso un plato en particular. 'Tapas y pinchos', 'Arroces y fideuá', 'Salsas', 'Carnes' o 'Repostería' son solo algunas de las ofertas de lo que se puede aprender. A ellas se suman, por supuesto, la cocina exótica, la vanguardista y la experimental.

Las escuelas de cocina han irrumpido con fuerza en las principales ciudades del país, donde es posible encontrar un curso, taller o cursillo de casi cualquier técnica o especialidad a precios para casi todas las economías. De hecho, algunas ofertas están pensadas como “experiencias para regalar”: del mismo modo en que se obsequian escapadas románticas o una jornada de spa, también se regalan cursos de cocina al gusto del homenajeado.

Se trate o no de una moda pasajera, lo cierto es que se enmarca en una amplia tradición del gusto por la gastronomía y del disfrute con el buen comer. Para muchas personas, estos cursos pueden representar un regalo divertido, una oportunidad de relacionarse o de explorar su vena más creativa. Para otras, que no han tenido un referente doméstico o una abuela a quien consultar, pueden suponer un primer acercamiento a los fogones. Para algunos supondrá la ocasión de perfeccionar aquel plato estrella que todos elogian en las comidas caseras. Lo interesante, con independencia de estos matices, es que saber cocinar es clave para alimentarse mejor. Y comer bien es uno de los pilares para cuidar la salud... además de mimar el paladar.

 

Valoración: 
5

Average: 5 (1 vote)

Habla de...

Actualidad, cursos, cocina

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
(If you're a human, don't change the following field)
Reglas de participación